• Martes 24 Enero 2017
  • 1:52:31
  • Tipo de Cambio $21.20 - $22.00
  • 18°C - 65°F
  1. Martes 24 Enero 2017
  2. 1:52:31
  3. Tipo de Cambio $21.20 - $22.00
  4. 18°C - 65°F

Delicias

CRÓNICA DEL VIOLENTO E HISTÓRICO DESALOJO EN DELICIAS

ALEJANDRO GARCÍA FERREL | Miércoles 11 Enero 2017 | 21:39 hrs

|

 

Un hecho sin precedente marcó a Delicias, una protesta pacífica se convirtió en una confrontación entre un centenar de elementos de la FGE (Fiscalía General del Estado) y un grupo de manifestantes, que tenían tomadas las oficinas del Edificio Lerdo de Tejada en rechazo al “gasolinazo” desde hace 11 días, se salió de control y con el uso de la violencia fueron desalojadas y se abrió al público el edificio, dejando heridos, detenidos y una profunda indignación ante el gobierno.

Fue después de las 9 de la mañana del miércoles, que la llegada de 2 grupos de la Policía Estatal de la Fiscalía General del Estado (Por un lado cerca de 50 elementos del Grupo Especial Antimotines y por el otro un centenar de la División Investigación) en torno al Edificio Lerdo de Tejada, marcó la tensión de los manifestantes, pues eran superados en número ya que no llegaban a las 50 personas.

Poco a poco, los granaderos, portando sus escudos y sus macanas (Tonfa), enfilados, esperaban órdenes para perpetrar el desalojo que algunos protestantes habían presagiado, pues un día antes los evacuaron como advertencia.   

Las escalares y la avenida Sexta del sector Oriente, fue un auténtico campo de batalla, pues el diálogo al que en un inicio optaron los altos mandos de la FGE en hacer con los manifestantes, al cabo de unos minutos fue quebrantado por ellos mismos.

Previo a realizar cualquier acción, líderes de ambas partes entablaron una plática con el objeto de evitar alguna confrontación, sin embargo, el mando de la FGE, identificado como Félix Adame, fue quien entabló el acuerdo, fue además captado en video tomando a la fuerza a los manifestantes para desalojar el inmueble.

Sin consideración, arremetieron contra un grupo de personas, que eran superadas en número, algunas arrodilladas y cantando el Himno Nacional, sin importarles la presencia de niños, mujeres y adultos mayores, hicieron uso de la violencia para retirarlos en medio de empujones, gritos y forcejeos.

Acto seguido, con el uso de unas cizallas y resguardando las instalaciones con cientos de oficiales, se rompieron los candados, siendo cerca de las 10:30 de la mañana cuando quedaron abiertas las oficinas que albergan el Edificio Lerdo de Tejada, para que contribuyentes pasaran a realizar sus trámites.

En cuestión de unos instantes, los uniformados acabaron con lo que era desde hace 10 días, una manifestación pacífica en contra del aumento a los energéticos, dejando a su paso un ambiente de indignación y enfado social, pues frente a la vista de todos, varias personas fueron arrastradas, detenidas o lesionadas.

 Esto obligó al grupo de protestantes a replegarse de manera inmediata, y sin responder con violencia, aunque tal vez con miedo, pero no dejando de luchar, volvieron a agruparse, levantando las manos  y entonando al unísono el Himno Nacional. En todo momento, los manifestantes alegaron ser objeto de abuso de autoridad, al quedar trasgredidos sus derechos humanos.

Minutos más tarde, otro punto álgido se generó sobre la calle Central y avenida Agricultura, donde seis personas, entre ellas una mujer, yacían detenidas por cargos que desconocían, en la caja de una pickup color guinda, que estaba siendo obstruida por compañeros opositores y que por segunda ocasión fueron agredidos por el grupo antimotines; un menor, una mujer y dos adultos fueron retirados a la fuerza y otro estuvo a punto de ser arrollado por las llantas delanteras de la unidad Ministerial.  

Luego fueron puestos en libertad, pero bajo condiciones de que si seguían manifestándose serían consignados ante el Ministerio Público.

Pese al miedo que se generó, aunque fue mayor la indignación, los activistas no desistieron y con el apoyo de más grupos, tanto civiles como ciudadanos, se volvió a retomar la manifestación, propiciando así una segunda agrupación por ambas partes con los ánimos caldeados, pero ya con nuevos acuerdos.    

Tras la retirada de los antimotines, las personas les siguieron lanzando su enfado, pero principalmente contra el gobernador del Estado, Javier Corral Jurado.

Lo acusaban de darle la espalda al pueblo al ordenar este tipo de acciones violentas contra este, recordando que en el año de 1986, el mandatario estatal fue parte de protestas y toma de casetas.

El reclamo fue el mismo, expresaron que tendrá que ser el gobernador del estado de Chihuahua, Javier Corral Jurado, quien tenga que responder ante estos hechos, considerado como un acto que violó sus garantías individuales y sus derechos humanos, repudiando  la manera violenta en la que desalojaron a sus compañeros.

Ya más tarde, las horas trascurrieron con mayor calma, el grito de mujeres y hombres en rechazo al aumento de los energéticos continuó en ese inmueble, los vehículos hacían sonar el claxon en forma de apoyo y a otros les rayaban los cristales para dejar impresa su molestia contra el gasolinazo.      

 

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.




Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo